miércoles, 25 de junio de 2014

DESPAMPANANTE

PENDIENTES HOJAS DE PARRA  


¿Alguna vez os habéis preguntado de dónde viene la palabra "despampanante"? En sus orígenes este término tenía un significado muy diferente al que conocemos porque, viniendo del latín, se compone de "des" que significa "sin" y "pampanante" que proviene de "pámpano" y que es el nombre de la hoja de parra o vid. 
Adán y Eva se representaron desnudos y cubiertos en sus partes íntimas por unas hojas de parra o pámpanos, por lo que despampanante (sin hoja de parra) significa que nada cubre sus partes y están desnudos. Sería la sorpresa causada, cuando Adán y Eva perdieron sus hojas de vid, y que provoca el dejar atónito (sorprende) al quedar al descubierto la anatomía desprovista de ese elemento que la cubría.




sábado, 14 de junio de 2014

CORCHO




PENDIENTES Y PULSERA CORCHOS







 







Empieza el rito de abrir una botella de vino. Y tras el descorche, pasamos a oler el tapón. El corcho de dicha botella tiene que oler a corcho y a vino y a nada más. Si huele a corcho no da ninguna pista de si el vino es bueno o malo pero si huele a algo distinto como vinagre, moho, humedad... podremos sospechar que el vino tiene alguna pega. Incluso si el corcho se rompe al abrir la botella. El corcho en la botella tiene su función pero por olerlo antes no nos va a ayudar a disfrutarlo.
El corcho es el material ideal para cerrar las botellas de vino y el elemento clave para su mejor conservación. Es uno de los factores más importantes en la maduración del vino en botella, preservándolo de la oxidación y dándole el ambiente generador de aroma tras la fase de crianza en madera. El corcho se hincha al contacto con el vino, y la botella queda herméticamente cerrada para que no entre ni aire ni bacterias. A diferencia de otros materiales, la corteza de alcornoque por su longevidad e impermeabilidad tiene el poder de contener el vino a la vez que le da la mínima oxigenación que necesita para madurar (sino lo tuviera, el dióxido de azufre qeu tiene el vino se desintegra y produce un mal olor). Está lleno de gas que se libera en mínimas cantidades, aireando el vino y, como no proviene del exterior, no contiene aromas externos que puedan afectar el aroma de la bebida.

domingo, 8 de junio de 2014

ARTE CHEF



SERIE CHEF






La cocina de hoy es herencia de todos los aportes y beneficios del progreso científico, social, humano, técnico y artístico. Desde la edad antigua, que con el descubrimiento del fuego conseguimos comer alimentos que son duros y que al cocerlos se emblandecen, pasando por Grecia donde surgieron los primeros escritos culinarios y el primer colegio para cocineros, hasta llegar a nuestros días donde la internacionalización de la alimentación ha cambiado las costumbres y tradiciones en cuanto al acto de comer. 
La cocina es el lugar de los sabores, las substancias, los suspiros y los secretos. Pero también de las sorpresas, la alquimia, los colores y las memorias. Es un laboratorio, un refugio, un sitio de creación. Por lo tanto, en este arte no solo se estudia cocina sino el modo de presentar y decorar los platos, la comida fotográfica, hoteles, restaurantes, organización y limpieza, usos de tecnologías....
Lo creativo, la imaginación y la innovación a la hora de pensar un menú, son los elementos fundamentales en los que los chefs convertidos en artistas han basado su paso de la cocina a la "alta cocina". Y es que la estética ha evolucionado cada vez más en la apreciación del instante y del sentido. La idea que todos tenemos del arte centrada en el objeto artístico podría estar en contra a la idea de la alta cocina por su fugacidad pero hace mucho que la estética ya contempla lo inmediato en el sentir artístico, no solo en el espectador sino en el objeto en sí.
"Si somos lo que comemos, entonces quiero comer lo mejor" dijo Remy ("Ratatouille" ¿os acordáis?). Es una rata que no se conforma con comer las sobras, quiere la mejor comida. Cualquiera puede cocinar, no solo en la cocina, sino en la vida. Todos podemos conseguir nuestros sueños, solo tenemos que luchar por ellos y no desfallecer, pues Remy lo consigue, consigue ser un gran chef en una de las ciudades más importantes en cuanto a gastronomía se refiere, París.