jueves, 13 de marzo de 2014

DE MADERA


PENDIENTES BARRIL

Sería imposible entender la historia del vino sin reconocer la importancia de los barriles en buena parte del proceso de elaboración y conservación del mismo. 
En un principio se llegaron a utilizar ánforas o vasijas de barro pero los vino se estropeaban por culpa de su porosidad  y resultaban muy frágiles y pesadas para el transporte. Así se empezaron a usar la barriles y barricas de madera que eran más cómodas de transportar (fáciles de rodar). Los franceses fueron los primeros en utilizarlas construyéndolas de sus bosques de roble, descubriendo que los vinos de calidad podían mejorar su textura, sabor y aroma al pasar parte de su vida en dichos toneles.
Cualquier vino no soporta la crianza en madera. Pocos blancos pueden pasar por madera, pero las opciones son amplias con los tintos. Se necesita calidad en la uva, el proceso de elaboración y la mano del enólogo. Finalizado el proceso de elaboración, el vino se coloca en las barricas, en salas especiales con una temperatura y humedad y durante varios meses. El vino, mientras, experimentará una serie de transformaciones:
  • la madera le dará sustancias especiales que mejorará su estructura (reafirma el color y brinda aromas y sabores especiales, muy agradables)
  • y surge la microoxigenación, es decir, el oxígeno pasa por los poros de madera y provoca una oxidación lenta y controlado.
El resultado: barriles de vino que nos anuncian alegría, felicidad, prosperidad.

No hay comentarios: