viernes, 14 de marzo de 2014

RACIMOS DE UVAS



PENDIENTES UVAS   













El cultivo de la uva es tan antiguo como el hombre sobre la tierra. De variado sabor, forma y color, la uva es una de las plantas cultivadas más antiguas y extendidas por todo la tierra. Fuente de energía, son ricas en azúcares de alta calidad que suponen un combustible directo para el cerebro. 
Pero no es una fruta solo. No se conoce al hombre que descubrió lo bien que le sentaba aquel líquido que surgió en el hueco de piedra que había llenado, pocos días antes, con dulces racimos de uvas. Sus orígenes se mezclan con la historia y la leyenda. 
Cuanta la historia romana que Baco, dios de la agricultura y del vino, iba de camino a Naxia, pero en la mitad del viaje se sentó a descansar y vió que a sus pies había una pequeña planta, la cual desterró para llevársela. Tomó un hueso hueco de un ave y puso en su interior el tallo, pero éste creció y empezaron a verse sus raíces. Luego vio un hueso de león y la colocó allí. Pero sucedió lo mimo por la fertilidad que Baco le transmitía. Entonces encontró un hueso de asno, y finalmente ahí la trasladó. Esa planta era la vid.
Cuando Baco le enseñó a los hombre el arte de la viticultura, recordó los 3 huesos que había usado para llevar esa primera plana, pues si bebían moderadamente se ponían alegres, cantaban y disfrutaban de la vida como pájaros. Pero si seguían bebiendo más de la cuenta, empezaban a ser leones y comenzaban los problemas. Y si seguían consumiendo más vino, se volvían como asnos, cometiendo toda clase de insensateces y siendo el hazme reír de otras personas.

LA LLAVE DEL SABOR



PENDIENTES COPA









Cuenta la leyenda que el origen de la copa de vino están en la antigua Grecia, donde un orfebre encontró inspiración en los pechos de la hermosa Helena para dar forma a la que sería la primera copa de vino.
La copa es un elemento sumamente importante para apreciar las características del vino, pues nos acerca, presenta, enfoca y sirve el vino. El vino necesita la copa para expresarse, es su último requisito antes de ser degustado porque la copa permite oler los aromas más recónditos, ver los colores más sutiles y saborear su sabor pleno.
Los materiales con que se fabricaron los primeros vasos y copas fueron de cerámica y de metal, e incluso se adornaban por arabescos, cincelados o grabados. Pero la situación cambió con la aparición de la técnica de vidrio soplado que permitió obtener copas similares aunque más frágiles y que no solo proporcionaban al bebedor el placer de degustar un buen vino sino también la apreciación del mismo.
La forma, grosor, limpieza y olor de una copa influye, positiva o negativamente, clara y directa en la vista, aromas y sabores del vino que catemos. Son capaces de enfatizar el carácter y personalidad del vino. Según Oscar Wilde, para conocer el origen y la calidad del vino no hay necesidad de beber todo el barril, basta solo una copa.

jueves, 13 de marzo de 2014

DE MADERA


PENDIENTES BARRIL

Sería imposible entender la historia del vino sin reconocer la importancia de los barriles en buena parte del proceso de elaboración y conservación del mismo. 
En un principio se llegaron a utilizar ánforas o vasijas de barro pero los vino se estropeaban por culpa de su porosidad  y resultaban muy frágiles y pesadas para el transporte. Así se empezaron a usar la barriles y barricas de madera que eran más cómodas de transportar (fáciles de rodar). Los franceses fueron los primeros en utilizarlas construyéndolas de sus bosques de roble, descubriendo que los vinos de calidad podían mejorar su textura, sabor y aroma al pasar parte de su vida en dichos toneles.
Cualquier vino no soporta la crianza en madera. Pocos blancos pueden pasar por madera, pero las opciones son amplias con los tintos. Se necesita calidad en la uva, el proceso de elaboración y la mano del enólogo. Finalizado el proceso de elaboración, el vino se coloca en las barricas, en salas especiales con una temperatura y humedad y durante varios meses. El vino, mientras, experimentará una serie de transformaciones:
  • la madera le dará sustancias especiales que mejorará su estructura (reafirma el color y brinda aromas y sabores especiales, muy agradables)
  • y surge la microoxigenación, es decir, el oxígeno pasa por los poros de madera y provoca una oxidación lenta y controlado.
El resultado: barriles de vino que nos anuncian alegría, felicidad, prosperidad.

miércoles, 12 de marzo de 2014

LA CONCHA DEL PEREGRINO




PENDIENTES CONCHA 
CAMINO DE SANTIAGO





El peregrino representa  la búsqueda de un camino guiado, pero tan solo geográficamente, ya que es más el propio sentimiento el que orienta un camino de descubrimientos y reflexiones personales, magnificada por el terreno y la amabilidad de las gentes que cruzan el camino del viajero.
El Camino de Santiago posee una espiritualidad religiosa que impulsa a muchos a que se acerquen a esta experiencia, que unido junto a otros elementos que se han ido incorporando (deporte, aventura, turismo...) aportan una riqueza artística y cultural. Y, teniendo en cuenta la variedad de peregrinos, de sus lenguas y orígenes, de sus motivaciones, de sus historias personales y artísticas, no lleva a descubrir un impresionante legado.
Hay muchos signos que marcan la ruta, y quizá el más conocido sea la concha del peregrino. Las conchas son manos abiertas con dedos extendidos, están asociadas a las obras buenas, a la suerte y la prosperidad. Así cualquier peregrino en el camino lleva su concha como cualquier humano, mientras esté en el camino de la vida presente, debe llevar su contenido de obras buenas. Podríamos decir que el tras acabar el viaje, el peregrino vuelve a casa fortalecido, con méritos y logros personales, con una transformación profunda de sí mismo y un conocimiento superior.