jueves, 30 de enero de 2014

EL PACIENTE INGLÉS




BROCHE ENFERMERA   











¿Qué tiene la tragedia que encauza los mejores romances de nuestra historia? La felicidad solo parece ligada a la comedia y la realidad no termina con parejas que quedan unidas hasta que la muerte los separe. Nos gusta sufrir, nos gusta ver a los protagonistas luchar contra todo, luchando entre una relación correcta y un amor arrasador. ¿Quién no se acuerda de El Paciente Inglés?
El Conde Laszlo se convierte en El Paciente Inglés tras ser abatido en pleno vuelo y acabar en manos de la dulce enfermera Hana para esperar su muerte. Enfermera que viene del campo de batalla y está marcada por la muerte y la pérdida de los seres queridos y prefiere desviarse y dedicarse al cuidado de un único paciente, dejando su uniforme, descargando sus lágrimas y limpiando el dolor. El Conde atormentado por su historia, por su vida, por su amor va a parar a la sonrisa que le cede la enfermara para aliviar todos los males. 
Pero entre ellos no hay amor. Están heridos por diferentes motivos. Entre ellos hay un acuerdo explícito y aceptado con normalidad, del que cuida y es cuidado. La mujer como enfermera juega un papel vital: el acompañamiento, el cuidado tanto físico como psicológico, una manera de paliar la vulnerabilidad humana. Ella lo cuida y no quiera que muera pero el conde se pregunta por qué. Hana reencuentra la alegría y las ganas de vivir, comenzando con el paciente una bella amistad.