jueves, 18 de abril de 2013

CRECER: ¿NUNCA JAMÁS?


AGOTADO 
PULSERA CAMPANILLA




¿Quién creéis que fue el verdadero amor de Peter Pan? ¿La encantadora Wendy o la impulsiva Campanilla?  Yo creo que el verdadera amor era el de Campanilla porque salvó la vida de Peter Pan, arriesgo su vida bebiéndose la medicina envenenada para que no muriese, pero aún así Peter también se fijó en Wendy, esa niña bonita de rizos, responsable, afectuosa y sensible, que le cosió su sombra a los pies, que le dejo la medicina cuando ella decidió dejarle para hacerse mayor... Una vez más, las mujeres entran en conflicto por un hombre, aunque se trate de un cuento infantil, sin nada de zapatitos de cristal, sin castillos encantados, sin lobos feroces.... simplemente una historia de un chica que está enamorada de un chico que tan solo quiere a otra...
Campanilla es un hada pequeña, no más grande que una palma de la mano, y como tal, su existencia depende de la creencia y la fe de los demás para sobrevivir. Es luchadora, aventurera, buena amiga, a pesar de su carácter (su famoso mal genio se debe a su tamaño pequeño porque no le coge más de un sentimiento y este puede ser tan bueno o no tan bueno...), que la lleva a ser muchas veces celosa, sobre protectora, caprichosa.
Campanilla es la voz de la conciencia de Peter Pan, siempre fiel consejera. Por ello, entra en confrontación con Wendy, que considera que está robando su espacio, su parcela con Peter. Pero en su pasión por Peter está su fortaleza, y también su debilidad. La generosa Wendy ama ciegamente a Peter aunque él prefiera a Campanilla en los mejores momentos de la trama, los de aventura real. Campanilla es la antítesis de Wendy y la que más recuerda a Petter Pan su condición de niño perdido, el lugar al que pertenece. Y es con ella cuando decide finalmente quedarse Peter, cuando asume no crecer y permanecer en Nunca Jamás. 




5 comentarios:

Dezazu dijo...

Que preciosidad!!besos

La Pequeña Sío dijo...

oooohhh que bonito pro favor!!!
la pulsera y el cuento como los has contado!! fantástico!!
Un besito

JULIA dijo...

Bonita creación,me encanta el cabujón que enmarca a Campanilla...
Me gusta como desgranas los cuentos...pero en este caso, yo soy de las que elijo crecer...no creo que debamos quedarnos en el País de Nunca Jamas...debemos avanzar con la vida y disfrutar de cada etapa del camino...
recordando de vez en cuando al niño que fuimos...y por que no, hacer alguna niñería...pero eso de no crecer no creo que sea bueno
Un abrazo

Pilar dijo...

Estoy contigo, Campanilla daría cualquier cosa por Peter Pan. La pulsera preciosa y mil gracias de nuevo, por compartir éstas historias con todas nosotras. Feliz fin de semana.

ana ro dijo...

Un diseño precioso, me gusta mucho como ha quedado esta pulsera.
Saludos ^__^