viernes, 14 de diciembre de 2012

EL TRAJE NUEVO DEL EMPERADOR




 PULSERA COSTURERA





Marie-Jeanne Rose Bertin, tras ser aprendiz de modista, llegó a París a los 15 años donde llegó a adentrarse dentro de la aristocracia francesa, e incluso trabajo para María Antonieta. Se la puede considerar la primera diseñadora francesa pues creo un verdadero imperio de la moda en pleno siglo XVIII.
Abrió su tienda con unos grandes ventanales donde se exponían sus diseños y estos funcionaban como el hechizo del canto de una sirena, aunque solo para la nobleza pues sus precios eran escandalosos. Dentro los clientes, encontraban un lujoso salón, con largos espejos, rica decoración y un equipo de vendedoras. 
Se había producido la metamorfosis de la costurera en estilista, del artesano en artista. Sentó las bases de la alta costura: la creatividad estaba por encima de la creación de la prenda y como tal se debía reflejar en la factura de la misma.
Pero tuvo que exiliarse a Inglaterra cuando empezó la Revolución Francesa, donde siguió con su negocio y extendió su moda a otros lugares de Europa. Cuando volvió a Francia, se encontró con la mujer de Napoleón, Josefina, y, aunque siguió un tiempo con la tendencia de Rose, pronto se cansó de esos excesos de moda.
El segundo gran cambio vino con Coco Chanel a principios del siglo XX, dejó de crear corsés, liberó a la mujer, con blusas sencillas, sueltas.Creo una moda cómoda e informal, introdujo el jersey en la alta costura, acortó las faldas que ya empezaban a dejar ver el tobillo... Aunque otras personas le cuestionaban sus ideas o su estilo, ella siempre fue segura de si misma y sus decisiones. Coco fue una emprendedora natural que comenzó con hilo y aguja y terminó como reina de su imperio del  diseño, al igual que Rose Bertin.
Pero en los tiempos que corren nos encontramos con la moda de "El traje nuevo del Emperador" (cuento de Andersen). Os preguntaréis que es esto: al igual que en el cuento que unos estafadores hacen creer a el Emperador que le van a hacer el mejor traje del mundo y luego le dejan desnudo delante del pueblo, nos encontramos con unos diseñadores que no crean exclusividad ni calidad, sino una fabricación masiva e imitadora de las tendencias artistíticas de los grandes diseñadores. Es un reflejo del hecho de que en el mundo de la moda todos estamos de algún modo en el negocio de vender ilusiones.

6 comentarios:

ana ro dijo...

muy bonita y original la pulsera, con su cinta métrica y todo... me gusta la imaginación que le pones a tus diseños.
Saludos ^__^

glopetdellet dijo...

Qué preciosidad de pulsera por favor! Es que me encanta!
Tienes unas ideas geniales ^^

un besito! :)

Lucía_lamiradadeluci dijo...

¡Qué cosa más cuca! Preciosa te ha quedado.
Un besote

Erase una vez dijo...

Gracias!!!

Erase una vez dijo...

Gracias!!!

Erase una vez dijo...

Gracias!!